• ''--- ♦ Reglas del Foro''
  • ''--- ♦ Historia del Foro''
  • ''--- ♦ Fichas de Pjs''
  • ''--- ♦ Registros''
  • Últimos temas
    » The Usernet [Rol en Inglés - Saints Row]
    Vie Abr 03, 2015 11:05 am por Invitado

    » Afiliación Élite - Bellecity
    Miér Mar 25, 2015 7:56 am por Alexander Maxwell

    » Listado y petición de Clubs
    Sáb Ene 24, 2015 11:56 am por Riven

    » Puestos vacantes del Consejo Estudiantil
    Sáb Ene 24, 2015 11:40 am por Riven

    » #Madness Love#—Rol Yaoi /Hard Yaoi/Shota/Bara en el S.XIX— [CAMBIO DE BOTÓN]
    Dom Nov 02, 2014 10:53 pm por Invitado

    » Khanes of war (Afiliación Élite )
    Miér Oct 29, 2014 6:13 pm por Invitado

    » NeverLake 90s [Normal]
    Vie Oct 24, 2014 7:59 pm por Invitado

    » aviso de PA
    Vie Sep 19, 2014 7:30 am por Invitado

    » Dulcis Diaboli || Afiliación élite ||
    Lun Sep 08, 2014 5:21 pm por Invitado

    » afiliacion elite jnr
    Dom Ago 03, 2014 9:18 am por Invitado


    Photobucket Crear Hitman World Crimson Rebelion Pandora Hearts Rol Lacim Tenebris Red Beryl Hospital  Nova OrbisDanger ClanKiefer UniversitySaint Seiya Cosmos Rebellioncrear foroAi No Kusabi Rol[Out!

    Agradecimientos

    Agradecemos a todos los usuarios que se pasan a diario por el foro aún cuando se está re-modelando ♥ También a Ganus Ceressus por excelentes gráficos que complementan a nuestro foro ~~. También a nuestros afiliados y a quienes nos ayudan día a día a ser una comunidad mas grande. ¡Bienvenidos a Drama Queen!

    Licencia Creative Commons
    Este foro está aprobado por Creative Commons Atribución-CompartirIgual 2.0 Genérica ♥ Casi todas las imágenes en éste foro son sacadas de Internet y han sido modificadas por los administradores. Todos los Derechos les pertenecen a sus respecivos autores. Muchas Gracias!

    Hei Abadeer

     :: Personajes :: Fichas :: Aceptadas

    Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

    Hei Abadeer

    Mensaje por Hei Abadeer el Dom Jul 07, 2013 8:29 pm

    Hei Abadeer Shicksal


    24 • Dragón de Fuego• Graduado • Guardián - Guardaespaldas freelance

    Descripción Física
    Bastante alto, 186 de altura y de complexion fuerte. El cabello negro azabache con uno que otro tono de azul oscuro, medianamente largo tomado en una coleta al costado. Tiene unos ojos color carmesí oscuro, como el vino tinto. Atravesando su rostro por sobre la nariz de forma horizontal hay una cicatriz, al igual que a todo lo largo de su cuerpo. Sin embargo, no lucen mucho, opacadas por los grandes tatuajes elaborados que tiene impresos en su piel, en prácticamente todo su torso. En el lado izquierdo de su cuerpo tiene tatuadas camelias rojizas, por el lado derecho del torso y pectoral trepan tribales negros también por ambos lados de su brazo derecho, terminando con dos diseños a un costado del ojo el cual suele tapar con el cabello. En cuanto a vestimenta, es normal verlo ataviado con ropajes de estilo muy japonés, vendas en la parte baja del abdomen escondiendo una marca de nacimiento en forma de media luna atravesada por un relámpago, como herencia familiar.
    Durante las noches de luna nueva, su apariencia cambia un poco. Su cabello toma una tonalidad roja desde las puntas del cabello y los tatuajes de las camelias se extienden como telarañas hacia más allá del pecho y todo su brazo izquierdo, al igual que los colmillos se hacen más prominentes. Para que hablar de la forma en transformación completa, la textura de su piel se hace áspera y se pueden diferenciar como si estuviese cubierto de escamas, el cabello y los ojos completamente rojos con el iris dorado.

    Descripción Psicológica
    Muy sociable, pero de un temperamento muy corto. Hei es el tipo de tío que le habla a todo el mundo sin diferencias entre ellos siempre y cuando no se metan mucho con él. Cordial, intenta mantener siempre la actitud y pensar mucho todo antes que actuar. Esto debido a que es alguien que tiene las emociones a flor de piel, con impulsos muy fuertes que intenta aplacar con mucho raciocinio debido a un montón de problemas que le ha provocado su temperamento explosivo en el pasado. “Conoce mucha gente, confía en unos pocos” puede trabajar al lado de muchas personas, pero de ahi a tener su plena confianza es un camino más o menos largo. Profesional directo y eficaz, en lo que a trabajo respecta, casi siempre jugando el papel de líder o coordinador entre todos sus compañeros. Intenta mantener ciertas distancias, no por timidez o algo parecido, sino que sabe que cede muy fácil ante las hormonas y que su voluntad muchas veces flaquea a la hora de poner un alto a las cosas, teniendo que lidiar con las consecuencias después. No es arrogante , pero sí muy seguro de sí mismo y de sus capacidades (no así de sus límites) lo que inevitablemente le trae peleas por aquí y por allá que tiene que admitir que si bien, sabe que la violencia no es el mejor camino si son una forma fácil y efectiva de desahogar todo lo que usualmente reprime y ponerse bestial por un rato, casi como un deporte siempre que no mate a nadie. Considera esa actitud petulante algo muy infantil, y cree que a esas alturas del partido ya no tiene que demostrarle nada a nadie salvo a sí mismo y a sus propias convicciones. En ese sentido la opinión externa no le importa mucho salvo que venga de alguien que sea realmente importante para él. El amigo consejero que sabe siempre que hacer pero en el momento que le pasa algo a su vida emocional no sabe que carajo hacer con su vida. En todo este tema de sentar cabeza por si mismo y asumir que no es un mocoso cualquiera los compromisos emocionales son algo bastante nuevo para alguien que se pasó toda la juventud de chica en chica sin muchos lazos.

    Gustos
    -   Los exteriores, paseos. La ciudad le nerva un poco por el hecho de no poder ver el cielo o lo que hay 100 metros delante de ti porque un edificio te tapa la vista. Así que la naturaleza y los espacios amplios están excelente para él
    -  Las alturas, siempre suele encontrarse en lugares altos o encaramado en lugares de poco acceso
    - La carne, y extrañamente las comidas dulces. 
    - Tiene debilidad por ciertos licores, lo bueno es que tiene un gran aguante para ellos.
    -Es muy diestro con las manos… en más de un sentido. 
    - Fumar, el tabaco puro entre otras cosas.
    - Las luchas mano a mano, lo toma como algo natural tal cual el respirar.
    - Las katanas, particularmente más que cualquier otra arma blanca

    Disgustos
    ▪  La gente que pasa por encima de los demás, sin respetar la vida ajena. Gente cuya arrogancia termina jodiendo la vida de otros.
    ▪  Las voces demasiado chillonas.
    ▪  Los climas fríos.
    ▪  Que se le peguen por mucho tiempo, tiende a querer su espacio personal.
    ▪  Perder, tiene su gran lado competitivo, y un orgullo bastante grande, rasgos de niño que aún no puede quitarse.
    ▪Que pasen por encima suyo, puede tolerar muchas cosas. Pero nunca que pasen por encima de él y de los suyos.

    Historia
    Es de un saber que si hablamos de linajes pues, hay muchos. Divididos en distintos clanes y regiones, cada uno tiene sus propias características y códigos entre sí, como leyes silenciosas donde el único mutuo acuerdo entre ellas suele ser el respeto entre los límites territoriales de las tribu. Así pues, los Abadeer Shicksal eran un grupo influyente desde que dos etnias se fusionaron entre sí, no muy numerosos, pero sí extremadamente organizados y profesionales. La familia era principalmente empresaria de numerosos rubros que incluían agricultura a gran escala y a la vez, muy comprometidos con sus orígenes y su raza. Reservados, no levantan prácticamente sospechas entre los humanos, además de que consecuentes con sus negocios viven en predios alejados de la ciudad central, escondidos de oídos y ojos indiscretos. Muy herméticos, no aceptaban la mezcla con otras razas salvo un par de excepciones, siendo secretamente elitistas y buscando siempre la “mejora de su linaje”. 
    Pues bien, Hei fue el primer hijo del Alfa de su clan, con un total de 5 hermanos, y como la lógica sugiere, quien heredaría el liderazgo del clan algún día. Un hombre intrépido y dominante que guiaba con simpatía y fuerza a toda la familia. Dada su situación, todos crecieron en una especie de burbuja, ni siquiera atendiendo a la escuela sino que recibiendo clases privadas en una de las casas de la villa cuasi autómata de hectáreas pertenecientes a la familia, la suya tenía su casa central subiendo la montaña, en unas aguas termales. De un carácter fuerte y explosivo, el joven Hei adolescente no era más que un busca problemas por su falta casi total de disciplina, siempre sintiendo un fuego dentro del pecho que le exigía moverse, luchar, llevarse así mismo al límite para calmar esa lava que sentía bullir dentro de sí. Como era esperado era muy atlético y fuerte, pero terco como una caravana de mulas, constantemente escapando de las lecciones para ir a recorrer los bosques o perderse durante días enteros en las montañas con una energía y perseverancia que parecía no acabar. Esto le llevaba bastantes castigos por parte de su padre y continuas luchas físicas, Lian era un buen hombre pero también, muy consciente de los  deberes que tendría que asumir su hijo mayor y a los cuales parecía totalmente desinteresado. Interrogaba siempre a los trabajadores que venían de la ciudad, a sus 15 años de edad apenas y la había visitado un par de veces y las ganas de experimentar aquel contraste entre la total quietud del campo a el ajetreo de la ciudad era tan desagradable como tentador. Comenzó a visitarla primero por días, semanas, hasta llegar a meses sin retornar a los exteriores, llevándose la vida en distintas pandillas y en peleas callejeras, su fuerza sobrehumana haciendo que para él las peleas y torneos fueran un juego de niños y un carisma de líder que le llevó a formar su propio grupo de adolescentes idiotas adictos a la adrenalina, con ganas de sentirse importantes y algo delincuentes, los “BlackFang”. Su familia de la ciudad, de la cual sin embargo, les escondió el hecho de que sencillamente él no era un humano.
    Reiteradas fueron las advertencias y veces en que los hombres del clan habían ido a traerlo de vuelta, pero no habían pasado ni 3 días y él ya había hecho su camino de vuelta a las calles mugrosas de la ciudad nocturna. Sin embargo… habían cambios que de apoco había tenido que asumir con dificultad. Su apariencia drásticamente comenzaba a hacerse más tosca, fiera y salvaje, claramente visible cuando estaba en fase de luna nueva. Trataba entonces de esconder su apariencia y de quedarse en las líneas, sin dejar de comandar a sus compañeros como si fueran una familia, un “clan” que él mismo había formado y por el cual sentía cierto orgullo. No eran malos tíos, sólo unos cuantos rebeldes. Tres años transcurrían, y aún hundido en una euforia adolescente era totalmente indiferente a un peligro que se abalanzaba sobre sí desde hace unos meses.
    Era un día más, él y los suyos se habían reunido en un antiguo edificio en la parte sur de la ciudad, celebrando una nueva victoria  entre alcohol y fiesta. Sólo ellos en esa ocasión, riendo como siempre con una que otra pelea amistosa entre sí, se cumplían 3 años exactos de la fundación del grupo. Había sido apenas un parpadeo, un segundo que sintió pasos en la lejanía y un pitido en sus oídos que le dejó aturdido y sujetándose la cabeza con ambas manos. Un par de compañeros lo vieron y preocupados insistieron en que se dirigiera a los pisos superiores, que descansara en una habitación. No era primera vez que aquello le sucedía, y ya acostumbrados a los extraños dolores de su líder sabían que lo mejor que podía ser era ir a un lugar silencioso. 
    Aceptando, pero con más dificultad que la normal accedió, caminando con lentitud las escaleras hasta llegar a la azotea, quitando la capa que utilizaba sobre su torso descubierto de un manotazo, sosteniéndose la cabeza con la otra y una clara expresión de dolor, solo estrellas adornando el cielo.
    Podía sentir el ardor extendiéndose por el lado izquierdo del cuerpo, los tatuajes de camelia floreciendo a lo largo de su cuerpo en un contraste con la sangre de sus venas que se sentía incómodamente fría, las garras de sus manos al igual que los iris rajados y unos caninos más afilados de lo normal. Pero el pitido en sus oídos no se iba por más que intentaba calmarse, respirando profundamente.
    Algo iba mal con él, o en general, tenía una especie de angustia y mal presentimiento sobre esto. Llegó al borde de la azotea, los ojos semi abiertos captando algo inusual en la calle de abajo… había una camioneta negra aparcada y unos parlantes a sus lados.
    Un grito resonó, seco en el aire en el mismo momento que el pitido se detuvo. Disparos sucesivos le siguieron y a sus oídos llegaron los gritos y el olor metálico de la sangre inundó sus fosas nasales.
    Con urgencia corrió lo que pudo, las piernas llevándolo a saltos escaleras abajo hasta el lugar del cual provenía el olor a pólvora y metal mezclado, junto con una esencia que no pudo identificar, la sala  donde antes habían estado celebrando lucía ahora la puerta de hierro abollada, una capa de polvo levantado cubría el lugar y… los cuerpos de sus compañeros estaban tirados en el piso con charcos de sangre bajo ellos. Unos hombres que no reconocía estaban tirados en el piso también, la sangre no sólo humana, sino también de otra estirpe estaba esparcida por la habitación... de seguro fue ingeuo al pensar que podía ser el único escondiendo una verdad consigo mismo.

    Desesperado buscó algún latido, alguna señal de vida en ellos. ¿Qué había pasado? ¿En qué momento…?! Escuchó un pequeño gemido de dolor y sin dudarlo se acercó a uno de sus compañeros, dos disparos certeros le atravesaban el estómago y había juntado las fuerzas para levantar la mirada y enfocarla en él. Con preocupación revisó sus heridas… cuando notó que lo miraba con expresión sorprendida y rencorosa a la vez, respirando agitado y con la boca abierta como si quisiera decirle algo. “Tu… si eras… “ una sonrisa débil se posó en sus labios entonces, los ojos brillando con un fulgor violáceo y con todo el globo ocular de un color negro. Anonanado, sólo notó la mano negra que ahora reposaba en su mejilla, con garras afiladas rozando su piel. "No te atrevas a morir, Hei... no, Jefe..." un dolor punzante le sacudió la espina dorsal, de un movimiento limpio y sin mucha dificultad la garra había abierto un trazo limpio de lado a lado en su rostro, sangre fluía incesante de la herida cuyos bordes se tornaron negros a los segundos, no cicatrizando con la rapidez usual. 


    Al estar sumergido en el nuevo dolor, no notó una mano que  se posó en su hombro, apenas y vio de reojo a un hombre que llevaba un cañón extraño en una mano enguantada de cuero, y lo siguiente que sintió fue un dolor punzante en la cabeza que le atravesaba el cerebro. En su espalda se enterraron dos agujas metálicas, y un shock eléctrico le sacudió la espina dorsal.
    Todo lo sentía muy intenso, todo había sido muy rápido. El dolor que lo embargaba, una pérdida que aún no asumía, una rabia que burbujeaba y le quemaba desde adentro y todo aquello sólo se mezclaba con la sensación de dolor que parecía que iba a hacer su cuerpo explotar a medida que perdía la consciencia.
    Más que eso y flashes plateados, no recuerda.
    Lo siguiente que supo fue que alguien le tenía abrazado con fuerza de atrás, sus brazos estaban teñidos de rojo y podía escuchar un siseo calmante en sus oídos, y el olor amable de una madre a la cual no veía hace años. Le explicaron a los días lo que había sucedido. Un cazador renegado que trabajaba como sicario había confundido a su pandilla con un grupo de criaturas o dragones, el olor de Hei estaba impregnado en ellos y asumiendo aquello les había tendido una trampa. El zumbido era una frecuencia amplificada, que en sus sentidos agudizados por la luna llena había producido un colapso que esperara funcionara con todos dentro del edificio, ignorando que eran humanos. 
    Su padre le había explicado esto con un gesto solemne pero también muy severo y algo cabreado, posiblemente por la muerte de todas aquellas personas inocentes. Si el cazador había vivido o no, era una verdad que su madre le rebelaría meses después, que en un frenesí inducido por la fase de la luna había asesinado con bastante morbo a aquel hombre que resultó ser un vampiro.
    Perdido, no sabía que pensar. Su cabeza era un total lío, sintiendo una culpabilidad, más que tristeza. Cargar con el peso de las muertes era igual a una lealtad traicionada, en su mente grabado el rostro de asombro de su compañero al ver su verdadera forma. Si hubiera confesado lo que era, si les hubiera dicho que era un dragón ¿Le habrían creído? ¿Cómo habría sido todo? ¿Pudieron haberse salvado todos ellos? Preguntas de culpa y de luto que jamás le expresaría a nadie y que se acumularían dentro de sí.
    Tuvo que rehacer su vida, ayudado de su clan, a vivir su vida por quienes la pierden, como era su consigna. Su madre tatuó en su cuerpo distintos diseños que representaban la ayuda de los ancestros y la carga con la que se vive. Su personalidad una vez extrovertida y temeraria retornando de a poco. Renacer un poco de todo ese luto en el que se autosumergió tan profundamente hasta volver a como era en un principio, no sin estar secretamente pensando en las deudas que jamás podría saldar. Su hermano había asumido como el próximo heredero, sin nada que objetar, pero aún con conexiones en su familia decidió ir a vivir a la ciudad y buscar algo nuevo, no estaba de acuerdo con la forma en que se vivía en la villa exterior, una vez se acostumbró a vivir en la gran mezcla de personajes que le otorgaba el panorama ciudadano. 

    • Datos extras
    -Durante las noches de luna nueva no puede controlar su apariencia, lo que no quita que durante el resto de los días del año no pueda voluntariamente sacar a relucir su apariencia  dragónica ni nada por el estilo. Este rasgo de la luna nueva es característico de su familia.
    -Es especialmente sensible en la cicatriz de su rostro y la marca de nacimiento en su espalda baja.
    -Al mismo tiempo, durante aquellas noches su temperatura corporal decrece a niveles críticos, necesitando el “calor de otra persona”. 
    -Sus habilidades como dragón las ha mostrado en muy pocas ocasiones, su katana está hecha para aguantar altas temperaturas, el metal de su filo volviéndose rojo cuando lo combina con sus habilidades. Puede literalmente "tragar" fuego para reforzar su metabolismo o incluso su regeneracion, más crearlo es otra cosa. Con su temperamento sin embargo suele encender cosas a su alrededor cada vez que utiliza sus poderes o está en modo rampage, siendo un bruto total.
    -Su piel es mucho más difícil de perforar que la regular, una aguja no le hace nada. 
    -El tatuaje de camelias sólo lo lleva el primer hijo de cada familia, su hermano pese a ser el alfa oficial, no lo porta.
    -Le tiene cierto repudio a la policía y a todo sistema político por encontrarlo demasiado ineficiente.
    -Todos sus sentidos están muy desarrollados, pero particularmente su oído. Tanto que si hay mucha proximidad escucha los latidos del corazón y el bombeo de sangre de la persona que tiene al frente

    • Nombre del Anime/Manga o Videojuego al que pertenece: 
    DRAMAtical Murder


    • Nombre real
    Koujaku


    • Imagen obligatoria
    Imagen 1 
    Imagen 2
    Imagen 3 


    Última edición por Hei Abadeer el Miér Jul 10, 2013 1:39 am, editado 9 veces


    avatar
    Hei Abadeer
    Dragón
    Dragón

    Soy : Seme
    Empleo : Guardaespaldas
    Curso : Graduado
    Mensajes : 10

    Ver perfil de usuario

    Volver arriba Ir abajo

    Re: Hei Abadeer

    Mensaje por Chris Redfield el Dom Jul 07, 2013 10:48 pm

     

    Ficha Aceptada
    Bienvenido al Foro, recuerda pasar por los registros correspondientes


    avatar
    Chris Redfield
    Ángel
    Ángel

    Soy : Seme
    Empleo : B.S.A.A
    Curso : Graduado
    Mensajes : 72

    Ver perfil de usuario

    Volver arriba Ir abajo

    Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

    - Temas similares

     :: Personajes :: Fichas :: Aceptadas

     
    Permisos de este foro:
    No puedes responder a temas en este foro.